Permanecer.

Artículo por: Carmen Neira

Hacer de la lucha un continuo romper con los demas no es algo radical, lo radical y lo subversivo es construir algo colectivo en un mundo que ha sido diseñado especificamente para el aislamiento, la soledad y el desencanto.

Prologo de Crítica a la Internacional Situacionista

Este texto surge desde lo que estamos viviendo los últimos años en diferentes entornos de la militancia revolucionaria en Castilla.

De un contexto de fragmentación y lucha cainita constante, de deterioro progresivo de nuestras fuerzas a causa de formas de militancia deficientes. Pero también de un contexto de ilusión, de nuevos procesos y caminos, de una juventud militante en aumento, crítica y cada vez más formada; de debates políticos y estratégicos constantes. De nuevos caminos que no queremos que se vean truncados por no saber permanecer juntas, cuando compartimos objetivos y voluntad común por construir el Proceso Comunero.

Que no se vean truncados por las mismas razones que destrozaron todo en quienes nos precedieron: el disfrazar peleas personales de políticas, el que la causa del abandono de la lucha no sea la represión sino el malestar entre militantes llevado al extremo, que el odio sea mayor hacia compañeros de trinchera que hacía fascistas.

Que sepamos avanzar sabiendo reconocer y aprender de nuestras derrotas en lugar de esconderlas debajo de la alfombra. Generando una comunidad de lucha, sabiendo como dice Abrigaño, que hablar de “comunidad” desde la rentabilidad particular es llevar un cadáver en la boca.

En estos momentos necesitamos de un debate intenso, necesitamos escucharnos, escuchar las diferentes propuestas con atención. Necesitamos poder ejercer la crítica teórica y política de manera contundente, para averiguar juntas las razones de nuestra indudable derrota. Para aspirar a ganar juntas y no a derrotarnos las unas a las otras.

Este artículo ha sido elaborado a partir de escuchar las reflexiones de compañeros y compañeras de diferentes organizaciones. Al preguntar ello a personas muy diversas me ha sorprendido que, además del dolor que provoca tratar este tema, todas han reconocido la importancia que han tenido estas cuestiones en su militancia y en el rumbo de sus organizaciones. Hablamos de lo que conocemos, y quizás es por nuestra juventud y el mundo que nos ha tocado vivir, quizás otras generaciones vivisteis algo distinto, contádnoslo si fue así, necesitamos saber que otras maneras de luchar en común fueron posibles.

El objetivo de este texto no es otro que indagar sobre las razones de esta problemática y esbozar propuestas que nos lleven a una reflexión colectiva que nos haga cambiar nuestras praxis.

Es patente que, en nuestro contexto, cuando estamos en la situación de mayor desorganización como clase en Castilla, cuando el clima de ficticia paz social más nos ahoga, cuando todo parece perdido, es cuando comienzan a aflorar los enemigos internos por doquier. Con un clima casi paranoico desconfiamos de aquellos con los que compartimos trinchera y somos incapaces de pensar en algo común. Tachándose toda propuesta de unidad estrategica de utópica e imposible.

Nos entristece profundamente que, en nuestros años de militancia, hayamos oído mucho mas odio dirigido hacia militantes de otras organizaciones políticas que una crítica de la sociedad capitalista en su conjunto. Nos enfada que las intrigas internas y las conspiraciones por luchas de poder ridículas hayan robado tanto tiempo a la reconstitución de un proyecto revolucionario que está en sus peores momentos.

No estamos en el momento de la ruptura entre organizaciones, de depuración de líneas críticas, ni de cerrazones obtusas ante nuevos planteamientos. No tiene sentido alguno una pelea encarnizada por ver quien es el menos minoritario de los minoritario. Al menos no lo es si aspiramos a defender los intereses de nuestra clase frente a una burguesía que cuenta con el dominio y el control absoluto sobre todos los campos sociales. El objetivo ha de ser la construcción de una organización común, dónde poder aunar fuerzas, dónde compartamos objetivos y estructuras. Una organización que pueda constituir y defender instituciones propias bajo control obrero que sean los cimientos de la creación de la nueva sociedad comunera.

Y si algo implica un proceso así de ambicioso es dialogo. El diálogo implica una puesta en común de una diversidad de opiniones. Una confrontación que no busca la competencia, ni la lógica de vencedores y derrotados. De un diálogo todas deberíamos salir reforzados.

Todos deberíamos de salir reforzados si compartiésemos un mismo objetivo y este diálogo nos ayudase a alcanzarlo. Y en principio, en los ambientes comuneros en los que nos movemos este objetivo es el mismo: la consecución de un mundo sin clases ni opresiones de ningún tipo (o al menos así es sobre el papel).

Las tácticas y estrategia que se están proponiendo para alcanzar este objetivo pueden ser y son, muy diversas, en muchas ocasiones contrapuestas. Pero hemos de entender que, en nuestro contexto, no hemos generar rupturas abruptas a partir de ellas, sino argumentarlas y generar, en caso de que creamos que nuestra estrategia es la correcta, argumentos y praxis lo suficientemente firmes para que se cambien las posiciones de nuestros compañeros. Y, del mismo modo, y quizás esto es mas importante, estar dispuestos siempre a cambiar las nuestras en caso de que los planteamientos estratégicos de nuestros compañeros sean los adecuados para la consecución de los objetivos revolucionarios, haciendo uso de la razón y no del sectarismo.

Es necesario, más aún en estos momentos, ejercer la crítica y autocrítica, y que esta vaya a la raíz de los problemas. La llamada al diálogo que hacemos no tiene nada que ver con un “buenrrollismo” que haga aceptar de manera acrítica lo que hacen los otros, sino lo contrario. Esto va sobre el saber discutir y debatir posiciones aparentemente opuestas para conseguir reforzar la estrategia común. Saber reconocer los aciertos de quien nos acompaña en el camino, pero también poner sobre la mesa los errores.

De la incapacidad para el diálogo habla mucho Jara Lopez, dice que para tener diálogo tenemos que abandonar nuestros deseos individuales durante un tiempo en beneficio del común. Y esto supone un riesgo, supone exponernos a nosotras mismas a un cuestionamiento de lo que somos, pensamos y hacemos. Supone renunciar a la seguridad que nos da el mantenernos estáticas, en posiciones dogmáticas e inamobibles. Pero ¿que son las luchas en común sino un diálogo constante?

Para que el diálogo funcione es importante tener en cuenta que en el proceso hemos de criticar a lo que dice el otro, no al otro en sí. Sabemos que, educadas como estamos en el ganar, en estar siempre seguras de lo que pensamos, en no poner nunca por delante lo común sino lo individual; la propuesta de no discutir desde el ego y no llevarnos el cuestionamiento de nuestras ideas como un cuestionamiento de nosotras mismas es tarea complicada, pero la transformación de quienes somos y nuestras formas de pensar es parte de la transformación social a la que aspiramos. No valen excusas, no vale el “yo soy así y no voy a cambiar”. Si creemos en nuestras ideas transformarnos internamente es un deber.

Y este debatir desde el ego no solo se da a nivel individual ¿Cuántas veces hemos visto a compañeros incapaces de cambiar de opinión simplemente porque no podíamos contradecir a “nuestra linea”? En muchas ocasiones una identificación con unas siglas de manera sectaria dificulta enormemente la construcción común.


Evidentemente para que este diálogo tenga lugar necesitamos mucho más que capacidades militantes a nivel personal, generosidad y voluntad. Para que esto se produzca hacen falta espacios para el debate en todos los ámbitos, hace falta trabajo teórico y estratégico, hace falta probar en la prácticas nuestros presupuestos teóricos.

Partimos de la derrota, pero si aspiramos a construir una sociedad justa en Castilla necesitamos poner nuestras mejores capacidades encima de la mesa.

Permanezcamos juntas, porque en ello nos lo estamos jugando todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s