Respuesta a Alcmena: ¡Abajo la explotación del hombre por el hombre!

Artículo escrito por: Pegujalero

“Los comunistas saben muy bien que todas las conspiraciones, además de inútiles, son incluso perjudiciales. “ F. Engels

Hace menos de un mes se publicó mi artículo: “En tiempos de Covid: Contra la pequeña burguesía explotadora”, y este ha recibido una respuesta por Alcmena(“En tiempos de lucha: Contra el izquierdismo”) que os invito a leer y que cada uno saque sus conclusiones antes de leer este texto a modo de respuesta y con el que pretendo terminar este debate.

Ante la diversidad de temas que se tratan y la nula conexión de muchos de ellos intentaré contestar a los más importantes de forma clara y precisa.

Alcmena empieza diferenciando los bandos entre las grandes corporativas como Amazon frente al pequeño comercio (como curiosidad justo lo mismo que reivindica podemos burgos estos días véase @PodemosBurgos en Twitter). Al parecer meter en el mismo saco a propietarios de los medios de producción, aunque en menor cantidad y presupuesto es hacer seguidismo a las políticas imperialistas.

Campaña de Podemos Burgos para fomentar el comercio local durante las navidades

Si bien como apunta el capitalismo continuo con su proceso de monopolización (la fase superior del capitalismo) tomar a la pequeña burguesía como baluarte para la lucha contra esta monopolización es un error, pues este movimiento pequeño burgués no lucha contra algo para su eliminación, sino porque aspira a convertirse en ese enemigo que todo controla. Marx demostró la verdadera esencia del capitalismo, la explotación del hombre por el hombre y la acumulación de mercancías. También Marx apunto sobre que el modo de producción capitalista fue el relevo y el avance al feudalismo y el comunismo (con su fase intermedia de socialismo) es el relevo y avance al capitalismo. Si en la rusia zarista las tierras hubieran estado en manos de 5 grandes propietarios, no hubiera hecho falta tantos planes quinquenales y colectivizaciones. El problema de los kulaks hubiera estado resuelto.

Creo que caer en negacionismos y conspiraciones varias sobre el SIDA y el Covid no son productivas aparte de que gran parte de nosotros hemos vivido la crudeza de esta enfermedad decir que es una paranoia y un fraude es simple y llanamente una gilipollez. Como lo es decir que la mascarilla o los preservativos son inútiles y superfluos. Decir que todo es un complejo conglomerado para limitar nuestras libertades esta a la altura de los argumentos que claman que con la vacuna nos impondrá Bill Gates un chip 5G. Si bien desde muchas organizaciones se ha analizado como el estado de alarma y sus derivaciones han servido como entrenamiento para las fuerzas y cuerpos de seguridad de estado, el confinamiento y los pretextos sanitarios han salvado muchas vidas.

Efectivamente, como Marx y Engels apuntaron, la sociedad se va dividiendo más en proletarios y burgueses. Pero creo que tu análisis se queda algo corto al apuntar que los antiguos dueños están siendo arrojados al ejército industrial de reserva. Si miramos la pasada crisis, cuando millones de trabajadores se vieron sin trabajo, un gran número de ellos cayo en la trampa que nos vende el capitalismo sobre emprender. Muchos de estos proletarios al verse con una edad que superaba los 560 años y que veían nulas posibilidades de encontrar trabajo se lanzaron a abrir tiendas y bares pues era la única opción que veían. Y tras meses o como mucho, años estas empresas cerraron y sus dueños volvieron a la casilla de inicio. Los que se siguen manteniendo en el negocio no son otros que dueños desde hace muchos años, gente con un capital inicial por parte de sus padres, o negocios heredados Y esto se extrapola también para los millonarios que hay en el estado español.

Seguidamente dice que mi frase «jamás nos debemos de poner de parte del explotador por muy pequeño negocio que se trate» es una frase abstracta y consigna de alguien que está aprendiendo marxismo. Un vago argumento, pero efectivamente tienes razón al decir que estoy aprendiendo marxismo. Porque el marxismo no es algo que se aprende y ya, es un largo y arduo camino de aprendizaje en el que puedes llevar 1 año o 30 y seguirás siempre siendo alguien en continua deconstrucción. Por lo que esa reducción de mi argumento a que es porque estoy aprendiendo, cuando quieres decir claramente a los novatos en el marxismo, no esta a la altura del debate. Espero que las nuevas generaciones marxistas, en la que me incluyo, no cometan los mismos errores de soberbia que los viejos marxistas que se creen con una superioridad moral, y no es más síntoma de su nula capacidad de análisis hace años y que vienen arrastrando los mismos problemas que dieron origen a la deriva del movimiento comunista. Por lo que respecta a la frase sigo afirmándola y creo que lanzas la consigna de que es una frase abstracta sin más. Pues es profundamente materialista, los comunistas nunca nos pondremos de parte del explotador. Y la adaptación de esta frase a la realidad es que como comunistas luchamos contra las grandes corporativas igual que contra el pequeño negocio, es decir luchamos contra el modo de producción capitalista en su largo abanico de posibilidades.

Seguidamente dice: “Y es que no podemos buscar enemigos donde, de momento, no los hay. El sector de la hostelería se está enfrentando al Estado, deberían tener todo el apoyo de cualquier persona que se considere «progresista».”

Decir que no hay enemigos en la pequeña burguesía estar en una realidad paralela. No ver como enemigo de clase al que esclaviza en un bar hasta las tantas con horas extras sin pagar, o al jefe que no te paga porque ha sido un mal mes, pero él se va de viaje o al que te mete en un ERTE, pero te exige que sigas yendo a currar haciéndolo de esta manera gratis. Y este ejemplo no es uno sin más, todos estos casos corresponden a una persona de mi círculo cercano y su experiencia con el mismo jefe en el periodo de un año aquí. Hay por lo tanto miles y miles de ejemplos en los que demuestran claramente que el enemigo es siempre y será la burguesía, por pequeña que sea. Y que la lucha de clases y su dictadura del proletariado es el único método para librarnos de la explotación del hombre por el hombre.

También te equivocas que los hosteleros estén enfrentando al Estado. No saber analizar la realidad que nos rodea puede producir esto, ver en fervientes luchadores anti estatales a quienes hacen su lucha contra el gobierno no por su color, sino por su medida. Y que estos hosteleros no quieren más que la apuntalación del Estado y los beneficios que de él emanan como las ayudas que han recibido durante esta crisis.

Como nos verán las masas de explotados si como comunistas nos damos la mano con sus explotadores porque su crítica va contra el gobierno. ¡También la oposición hace crítica al gobierno y no por ello unimos nuestra lucha! Nuestra batalla es contra el Estado, no contra el gobierno de turno que maquilla a su gusto las superficies de este estado con medidas superfluas.

Como comunista tenemos que hacer el análisis concreto de la realidad concreta. Y la realidad concreta es muy distinta de la naciente unión soviética y sus pactos por la supervivencia de la revolución rusa. Las condiciones de la joven URSS o del joven PCCh son muy distintas de las actuales. En ambas, con la vanguardia ya conquistada y con un trabajo centrado en las masas con el ya formado Partido, la línea de estas es muy distinta a nuestro presente. Sin un Partido que organice de forma efectiva las capacidades del proletariado, con una vanguardia teórico-practica rota y deambulante y con unas masas a esperas de cambios tras la decepción de la socialdemocracia representada por Unidas Podemos. Como vamos a pactar con la pequeña burguesía, si es inexistente nuestra propia independencia de clase. Como nos van a ver estas si no más que de traidores. Debemos de trabajar con y por las masas, de la otra manera solo adoptaremos la línea que ahora publicita Podemos en redes. Hay que dejarse de inverosimilitudes y comparar la situación actual con la invasión nazi a un país socialista o con el pacto del PCCh con el Kuomintang. Las condiciones históricas eran distintas y cuyas revoluciones ya habían vencido. No tienen correlación alguna con el panorama actual de derrota y cierre del ciclo de octubre.

“La vanguardia proletaria está conquistada ideológicamente. Esto es lo principal. Sin ello es imposible dar ni siquiera el primer paso hacia el triunfo.” Aún no hemos conquistado a la vanguardia, y mucho menos a las masas, no demos el primer paso, con medidas oportunistas, apoyando al burgués.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s