En tiempos de Covid: Contra la pequeña burguesía explotadora

Artículo por: Pegujalero

Todos estamos viviendo una situación excepcional durante esta crisis sanitaria y estamos viendo cosas que nunca nos habríamos llegado a imaginar, como, por ejemplo, el cierre de los bares.  El estado español se enorgullece de ser el estado con más bares por habitante, algo fácilmente constatable simplemente dando una vuelta por nuestros barrios. Pero esto no es motivo de orgullo alguno.

Con el cierre de los bares y restaurantes como dictó la Junta de Castilla y León, la indignación creció entre los hosteleros. Los mismos que te decían que si hacías huelga no te molestases en volver, ahora se vuelven los mas reivindicativos y organizan manifestaciones contra estas medidas, pues su negocio es más importante que la salud del colectivo. Poco se quejaron cuando los más pequeños no podían jugar en parques durante el verano por riesgo de contagio, pero sí podían estar en bares tomando algo sin apenas distancia de seguridad.

Esta hostelería, que no es más que la clara expresión del explotador, ha recibido el apoyo de parte de la población, porque su único modo de recreo era el tomar algo con los amigos en un bar, o de propios empleados que ante la situación se ven sin trabajo y ahogados en pagos y deudas, y apoyan las manifestaciones promovidas por sus verdugos.

Pero yo simple y llanamente digo: ¡Qué les jodan! No voy a sentir lastima alguna cuando un explotador vea mermadas sus capacidades de explotación, ni por el dueño de Amazon, ni por el bar de abajo que tiene a una camarera haciendo horas extras sin cobrarlas, ni por el restaurante de moda.  En los últimos años la izquierda ha romantizado el pequeño comercio y los bares mediante el apoyo a comprar en estos lugares para así hacer frente a las multinacionales. Este es un terrible error ya que las lógicas capitalistas son iguales en la tienda de ropa del barrio que en El corte ingles.

Los bares se han lucrado de dar un servicio en el que una bebida que compran por 50 céntimos solo por el hecho de dártela aumenta su precio a …¡3€! ¡Y sin plusvalor añadido! Unos precios que hace años eran más bajos y que han ido subiendo sin motivo aparente. Claro, que tienen que ganar dinero para pagar local o a sus empleados, por eso los camareros son uno de los trabajos que menos cobran y que mas horas extras trabajan. El 12,7% de trabajadores en el estado son camareros y estos son las verdaderas victimas de esta situación. Muchos han pasado al ERTE, otros tantos despedidos y una gran parte en ERTE pero trabajando en su puesto, que el jefe quiere ahorrarse un dinero a costa del estado.

Los comunistas jamás nos debemos de poner de parte del explotador por muy pequeño negocio que se trate. Nuestro apoyo va por los trabajadores del sector servicios que se han visto en la calle, o en un ERTE y temen por su futuro. Debemos de organizarnos en torno a ellos y que sean ellos quienes lideren una lucha contra sus explotadores. Pues en la sociedad que deseamos, libre de opresión, no cabe ningún explotador, aunque sea tu vecino o tu amigo que acaba de abrir una tienda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s