La caza de brujas en territorio castellano.

Artículo por: I encuentro de Mujeres Comuneras María Cascaja

Para entender el fenómeno de la caza de brujas es preciso conocer el momento histórico en que se produjo, en el cual se estaba pasando de un sistema feudal al nacimiento del capitalismo en su fase inicial.

El cambio de sistema vino de la mano de la desposesión de las tierras comunales, la pérdida de fueros etc. lo cual condujo a una mayor precarización de la clase que estaba siendo desposeída de sus formas de vida en comunidad obligándolos así a vender su fuerza de trabajo. Esta situación dio lugar a momentos de inestabilidad e incertidumbre que llevaron en diversos momentos a la organización y la lucha como fue el caso de las revueltas del pan entre otras y, en muchos casos lideradas por mujeres.

Dentro de las luchas que se dieron en este momento de transición una de las herramientas era la herejía proletaria (entendiendo al proletariado como la clase desposeída) que frente al catolicismo individualista y basado en la culpa que se venía imponiendo paulatinamente, proclamaba una lucha antifeudal y en contra del sistema mercantil que se estaba asentando mediante la creación y el fortalecimiento de comunidades a nivel internacional que escapaban de las lógicas dominantes.

De forma paralela las clases dominantes estaban llevando a cabo una campaña de implantación de forma relativamente homogénea en el territorio europeo mediante el estado y la iglesia del nuevo sistema mediante diversas estrategias:

-Sofocar las revueltas en contra de las clases dominantes, en muchos casos propulsadas por mujeres.

-Acabar con la propiedad y las formas de vida comunales, defendidas de forma férrea también por las mujeres pues especialmente las más mayores eran las que poseían los saberes de las comunidades y formaban un pilar esencial para su sustento.

-Aumentar la mano de obra, para lo cual había que fomentar la natalidad de las clases pobres, lo cual se llevó a cabo mediante el control de la sexualidad, la deslegitimación del sexo por placer, a edades en que la fertilidad disminuye (especialmente en mujeres) o las relaciones homosexuales por no tener como objetivo la procreación.

-Dividir la lucha campesina. Acusando a las mujeres de brujas generando el miedo en los hombres con quienes compartían intereses de clase.

Como podemos observar todas estas medidas sitúan en el punto de mira a las mujeres proletarias.

Comienzo de la caza de brujas

Aunque resulta aventurado aportar una fecha al respecto, se comienza a tener constancia en escritos desde el s XV. A medida que la iglesia se fue expandiendo comenzó una fuerte campaña contra las mujeres pobres atribuyéndolas la lujuria y una estrecha relación con el demonio que tuvo como consecuencia la expulsión de estas de las liturgias y los mandos eclesiásticos, la referencia a las mujeres pobres se debe a que las descendientes de poderosos nunca dejaron de pertenecer al alto clero, lo cual refleja un fuerte ataque de clase.

Por parte del estado también se llevó a cabo una persecución directa mediante:

-Adoctrinamiento de gobernantes que convencían aldea por aldea del peligro de las brujas generando división entre hombres y mujeres compañeros de clase.

-Violación establecida como pena por diversos delitos provocando así una deshonra que las llevaba a ganarse la vida en burdeles que curiosamente gestionaba el estado amparado en la falsa voluntad de controlar la herejía.

-Constitutio Criminalis Carolina. Ley promulgada por Carlos V en 1532 que penaba de muerte la brujería.

Todo este intrincado de estrategias de las clases poderosas conduce a una paulatina victoria que se ve reflejada en la forma de acusación de las brujas; en un principio, la brujería fue vista como un crimen colectivo sin embargo alrededor del s XVII se comienza a juzgar como delito individual lo cual reflejaba como la conexión del proletariado comenzaba a fracturarse.

Fin de La caza de brujas Tiene lugar alrededor del s XVII dada la palpable victoria que había tenido la hora de desarticular la lucha por la vida en comunidad y en contra de los sistemas de dominación. Además se estaba convirtiendo en un instrumento peligroso en el sentido de que el miedo hacia las mujeres vertido en la población llegó a que se acusara a mujeres poderosas.

Relación entre la caza de brujas y el proceso de colonización

El éxito de la caza de brujas como herramienta para vencer a las clases desposeídas llevó a ser exportado a los territorios a colonizar. Así pues, por ejemplo, las comunidades americanas fueron aniquiladas entre otros fenómenos debido a la acusación de herejía para poder ser así sometidas.

¿Qué podía llevar a una mujer a ser acusada de brujería?

Ser mujer pobre te exponía directamente a ser acusada de forma arbitraria de brujería, aunque bien es cierto que había quienes corrían grave peligro.

-Ser curandera/partera/practicar abortos pues iban en contra del principio de procreación que se estaba instaurando, al igual que las mujeres solteras o estériles.

-Prostitutas.

-Mujeres mayores. Sabedoras de técnicas milenarias de curación, conocedoras del funcionamiento de la vida en comunidad y las mayores víctimas de la desposesión pues les era difícil adaptarse al nuevo sistema, lo cual las conducía en algunos casos al robo o la mendicidad.

¿Qué eran los aquelarres?

Del pueblo burgalés de Cernégula se cuenta que las brujas de la zona se reunían alrededor de la laguna para hacer aquelarres.

Los aquelarres no dejaban de ser un espacio de reunión al margen de la población en que vivían sus participantes para llevar a cabo prácticas al margen de la autoridad. Por un lado eran espacios de realización de ritos paganos prohibidos y castigados por la iglesia tales como el sexo colectivo. Por otro lado servían para llevar a cabo reuniones de organización de las revueltas.

Mientras ellas eran aniquiladas, ¿dónde estaban sus compañeros de clase?

Hay constancia de que a nivel individual llevaban a cabo diversas triquiñuelas para liberarlas haciéndose pasar por cazadores de brujas entre otras cosas. A nivel colectivo se sabe de una revuelta en Euskal Herria en que en cuanto supieron lo que estaban haciendo con sus compañeras en el convoy en que estaban capturadas agarraron con garrotes y otros utensilios y con éxito fueron liberadas.

Hay que tener en cuenta que esta falta de organización contra el fenómeno de la caza de brujas fue en gran parte consecuencia de la fuerte campaña de miedo que se impulsó contra las mujeres.

Acusaciones relatadas:

Respecto a la conocida localidad de Daimiel destacan el caso de Juana Ruiz, que fue acusada de brujería al ser pillada robando huesos y recorriendo su casa con una vela, y finalmente absuelta en 1541 tras asegurar que lo hacía por intentar curar a su hija enferma. Isabel de la Higuera, vecina también de este pueblo fue sin embargo acusada por organizar aquelarres. Por otro lado una mujer llamada Apolonia Martínez fue acusada de bruja pues era la curandera del pueblo en el momento además de educar a las jóvenes en el oficio.

Otro pueblo castellano del que se cuentan historias sobre el fenómeno de la caza de brujas es Sacedón. Entre los casos de mujeres acusadas destaca Ana la Roa, condenada encerrada a oscuras hasta incluso pasada su muerte. Se habla de que tal pena se debe al miedo que la tenía la iglesia, de hecho fue una de las mayores penas en cuanto a tiempo encerrada que impuso el Tribunal de la Inquisición. Pasada su muerte, María Parra, gran compañera de Ana y también acusada de brujería pudo acudir a recoger sus restos a la celda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s