101 años del motín de la patata de Tarancón

Por: Yesca Castilla

El 25 de abril se cumplieron hoy 101 años desde que se produjo el Motín de la Patata de Tarancón, la masacre de los que lucharon por poder acceder a alimentos básicos en esta localidad manchega en 1919. 
En este #SábadosComuneros os explicamos en que consistió:

En esta época, los casi 7000 habitantes de la población de la localidad conquense de Tarancón estaban sometidos a una gran escasez, sobre todo de alimentos básicos, debido al desabastecimiento general por malas cosechas y por la I Guerra Mundial. Según Jesús Garrido, archivero municipal e investigador de la historia local: “Los alimentos llegaron a incrementar un 200 o 300 % de su valor”. Todo esto llevó a una protesta, impulsada por las mujeres del lugar, ante el alcalde por el precio y la accesibilidad a estos productos. 

La mañana del 25 de abril comenzó con una pequeña protesta vecinal, principalmente contra los vendedores que subían los precios de productos de primera necesidad hasta convertirse en inasumibles, uno de estos alimentos fue la patata (entre otros como hortalizas, cereales, pan, cebolla…), lo que da lugar al nombre de este histórico motín. De hecho, lejos de bajar, los precios siguieron subiendo durante el transcurso del día, la protesta de las mujeres, por su puesto, continúa. Entonces llega a Tarancón el gobernador civil de Cuenca, Enrique Barranco, junto con un destacamiento de la guardia civil, para reunirse con el alcalde y los empresarios del lugar, se decidió bajar los precios, pero lejos de llevarse esto a cabo siguieron subiendo. Es tras esto cuando se juntan también los niños y hombres, que venían de trabajar en el campo a la protesta, negándose a seguir el toque de queda que se les imponía. Se abre entonces fuego contra los y las manifestantes. La represión llegó a tal punto que, entre la guardia civil y los comerciantes, se asesinó a 10 personas e hirió a más de 30, entre los que se encontraban también niños y niñas.

El día siguiente se procedió al cierre de los comercios y el trabajo, la localidad se sumió en el silencio y las autopsias se hicieron con absoluta discreción. Nunca se tomaron medidas ni se asumieron responsabilidades políticas, más allá del encarcelamiento de la familia y criados de un comerciante causante del tumulto. Nunca se señaló ni a un responsable político ni de la guardia civil que ordenó esta masacre contra un pueblo que se negaba a morir, que se negaba a no poder comer. 

Actualmente se mantiene la memoria de esta revuelta popular, la comisión 25 de abril, formada por familiares de los asesinados y diferentes colectivos de Tarancón, ha colocado, entre otras cosas, una placa en la Plaza de la Constitución en honor a los asesinados y la celebración del centenario de este motín.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s