A pesar de la crisis del coronavirus se intensifican los desahucios y la solidaridad de clase en Castilla.

Artículo por: Carmen Neila

La crisis del coronavirus se intensifica en Castilla, en el conjunto de provincias castellanas se cuenta ya con 1816 casos y 59 muertos, según los datos del 12 de marzo.

Para tratar de frenar un aumento de la pandemia que podría colapsar el sistema sanitario, desde las instituciones sanitarias se han tomado medidas como: evitar grandes eventos, la suspensión de clases o el fomento de el teletrabajo.

La recomendación general es que la población se quede en casa, para conseguir así aplanar la curva de propagación epidemiológica de la enfermedad .

Sin embargo, mientras que desde el Gobierno del PSOE y Unidas Podemos se ha cancelado de manera inmediata todo tipo de eventos no ha sido así con los desahucios. Dándose una paradoja en la que a la vez que nos invitan a quedarnos en nuestras casas, nos expulsan de ellas.

En Guadalajara la lucha contra los desahucios que se está desarrollando desde noviembre del año pasado en el Alamín ha visto hoy 12 de marzo, en plena crisis, ejecutado el desahucio de Diego que se había conseguido evitar tres veces.

En otros barrios castellanos como Tetuan o Carabanchel, han continuado los desahucios, pero en esos casos han conseguido paralizarse.

Ante la previsible crisis económica que genere la pandemia mundial de coronavirus, unida a la crisis en la industria petrolera, es previsible que se aumente el conflicto de clases en los próximos meses. Los ERTEs que se están planteando por la patronal (con el beneplácito de CCOO y UGT) , el pago únicamente del 75% de la base reguladora a las personas afectadas por coronavirus, unido a las dificultades de familias trabajadoras para acudir a trabajar por las suspensión de colegios nos presentan una situación en la que para muchos trabajadores será más difícil sobrevivir mediante el salario.

Frente a este momento concreto afloran propuestas de solidaridad de clase, como grupos de cuidado comunitario de niños en centros sociales ocupados como La Enredadera de Tetuan (en grupos muy reducidos separados entre sí, siguiendo las recomendaciones sanitarias), son ejemplo de una forma de hacer que se está multiplicando. En muchos portales de Castilla se pueden ver papeles en los que jóvenes se ofrecen a cuidar niños en los hogares para facilitar el trabajo a los mayores.

No es cuestión de caer en el alarmismo, pero si en la responsabilidad, no individual, sino social. Ya que esta pandemia nos afectará especialmente a la clase trabajadora, dado que somos los que más sufriremos una sanidad pública colapsada y el no poder acceder a pruebas de coronavirus por 300 euros como las que estan ofreciendo algunas clínicas privadas.

Ejemplo de este sentido de la responsabilidad son los centros sociales como el CSR de Gamonal que han suspendido de manera temporal su actividad para “proteger a l@s ancian@s y personas vulnerables del barrio”, o la Taberna castellana de Vallekas, que también ha cerrado sus puertas este fin de semana en un ejercicio de responsabilidad comunitaria. Así como organizaciones juveniles como Juventud Unida Salamanca que han suspendido sus actividades “por nuestra gente, por nuestros barrios, por los profesionales de los hospitales públicos que se estan dejando la piel atendiendo a enfermos”.

Demostrando una vez mas, que los centros sociales están por delante, en cuanto a cuidado de la vida y la salud, de lo que están las instituciones del Estado, que han seguido manteniendo las clases lectivas hasta el día de hoy en muchas provincias castellanas o la negativa a suspender la semana santa, a pesar del la saturación que ya es una realidad por el brote del Covid19 (desde el día 10 los teléfonos de atención a coronavirus en la comunidad Castilla y Leon están practicamente inoperativos, también estan saturados los de Castilla La Mancha y, a pesar del refuerzo de los teléfonos de la Comunidad de Madrid, también se siguen denunciando esperas de horas).

Estas semanas serán intensas en cuanto al cambio de coyuntura y hemos de dar lo mejor de nosotros, encontrando espacios para el debate y análisis de la información, defendiendo nuestros intereses de clase: siguiendo organizándonos con nuestras vecinas para parar desahucios, defender centros sociales y aumentar la producción comunal. Pero hagamoslo, mientras exista el riesgo para la salud de nuestra gente de un colapso sanitario, con el máximo sentido de la responsabilidad y estando atentos a la nueva evidencia científica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s