Para cuidar la tierra, es preciso conocerla

Por: Castella ( @castella_juv )

Para cuidar la tierra, es preciso conocerla.

Desde Castella se llevan haciendo una serie de salidas al campo como herramienta de encuentro de la juventud y de creación de espacios colectivos en que prolifere un ocio sano cuyo objetivo sea la formación en torno a la memoria de nuestro pueblo, el cuidado de nuestra salud y la convivencia de forma horizontal de los participantes de estas salidas.

La primera tuvo lugar el pasado invierno en las acogedoras aldeas de Valdelateja y Cortiguera, ambas refugiadas en un paraje natural de lo más frondoso y especial. A lo largo del recorrido, además de diferentes aclaraciones sobre la historia del espacio en que nos encontrábamos se dieron debates de lo más interesantes y profundos, alrededor del Confederalismo Democrático kurdo o en relación a la organización de la URSS.

Meses después disfrutamos de una jornada en El Túnel de la Engaña, donde conocimos y colaboramos colectivamente en un proyecto de rehabilitación de un espacio que fue hogar durante años de diversas y múltiples familias obreras y cárcel para presos reprimidos por el franquismo.

El campamento juvenil que se celebró en Tremaya a finales de verano también tuvo como actividad la subida al pico del pueblo donde se puso en contexto la situación de la juventud organizada en Castilla y los diversos debates que en ese momento se estaban dando en el territorio.

Finalmente, este invierno tuvo lugar la hasta ahora última salida del colectivo. En ella una decena de militantes y personas de la zona se acercaron a la Peña Amaya a descubrir los secretos que esconde, como es el castro en que permanecen las huellas de la resistencia cántabra frente a los romanos, o los pueblos que acoge su valle como Peones de Amaya, que aún abandonado guarda la memoria de unas costumbres y formas de hacer de carácter meramente colectivas.

Esta propuesta, surgida de la necesidad de conocer la tierra que habitamos y nos toca ahora y en el futuro defender nos ha llevado a descubrir parajes ignorados por algunas de nosotras, pero además nos ha acercado a las formas de vida de nuestras abuelas tan ligadas al rural y a la tierra. En muchos casos, las rutas han servido de escenario de debates llenos de contenido político que han incrementado nuestra formación y a convivir y fomentar valores alejados del individualismo competitivo que promueve el capitalismo con sus carreras de montaña mediante las comidas y almuerzos compartidos a cobijo de los árboles.

Por todo ello mantenemos la ilusión y la voluntad de seguir con esta dinámica de salir a conocer nuestro pueblo y a las gentes que se acercan a cada ruta.

Castella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s